ARTÍCULOS HISTÓRICOS

9 de julio de 2019

APERTURA DEL COLEGIO DE MARISTAS EN MANZANARES



Recientes investigaciones en los Protocolos Notariales conservados en el Archivo Histórico Provincial de Ciudad Real, nos permiten ahora conocer con mayor precisión algunos detalles de la fundación del colegio de Hermanos Maristas, abierto en 1906.
La idea de crear en Manzanares un colegio privado para niños pobres partió de la señora Antonia Enríquez de Salamanca Sánchez-Blanco, consciente de la masificación e incuria en que se encontraba la escuela pública a principios del siglo XX. (1) El gran amor que sentía por su pueblo despertó en ella un ferviente deseo de proporcionar enseñanza primaria gratuita, con marcada orientación católica, a hijos de familias necesitadas. Con ese propósito se realizaron las oportunas gestiones ante varias congregaciones dedicadas a la docencia, actuando como mediador el cura párroco, Inocente Hervás y Buendía. (2) Finalmente se alcanzó un acuerdo con el Instituto de Pequeños Hermanos de María, reconocido en España por la reina regente como establecimiento de utilidad pública el 8 de febrero de 1888. (3)
Aquella piadosa mujer falleció el 20 de octubre de 1905 sin haber podido completar su filantrópico propósito. Sería su marido, el rico hacendado Ramón Álvarez de la Barreda Lodares, quien se encargaría de materializar los anhelos de su esposa. (4)

Ramón Álvarez de la Barreda Lodares
El 6 de diciembre de 1905 el hermano Nicomedes del Pecho Sanz, como futuro director del colegio, presentó la documentación requerida y plan de estudios ante el director del Instituto de Ciudad Real, a quien correspondía otorgar la autorización correspondiente para la apertura. En principio se establecían tres cursos: Elemental (alumnos de 6 a 9 años), Medio (niños de 9 a 11 años) y Superior (alumnos de 11 a 13 años). (5) Suponemos que el visto bueno se produjo hacia finales de ese mismo año.
El colegio se estableció en una casa solariega de dos plantas, valorada en 24.000 pesetas, cedida a tal fin por el Sr. Álvarez. Estaba ubicada en calle Ancha número 8 (posterior Jesús del Perdón), haciendo esquina a calle Arellano (actual Obispo Carrascosa). Tenía una superficie de 1.351 metros cuadrados y contaba con tres amplios patios, varios pozos y suficientes habitaciones para alojar a los profesores y llevar a cabo las tareas docentes. Las obras de adaptación corrieron también por cuenta del donante.
El fundador efectuó, además, una generosa entrega de 5.000 pesetas en metálico para atender los gastos de traslado e instalación de los cinco hermanos de la congregación que vinieron a Manzanares.
Al objeto de garantizar la sostenibilidad del colegio, el Sr. Álvarez invirtió un capital de 50.000 pesetas en dos títulos de la Deuda Pública colocados al 4% de interés. De las 2.000 pesetas que rentaban anualmente, la mitad se dedicaría a compensar a los hermanos por su trabajo; otras 500 estaban destinadas a la compra de material pedagógico, y las 500 restantes debían distribuirse entre los alumnos como premios de aplicación, en la forma que sus profesores determinasen. (6)

 En la primera casa de la izquierda se instaló el Colegio de HH Maristas


Por su parte, los Hermanos Maristas se comprometían a impartir enseñanza primaria de forma gratuita a 50 niños de la clase trabajadora, vecinos de la localidad, dejando abierta la posibilidad de matricular a otros alumnos de pago, siempre que no se viera perjudicado el objetivo primordial de la fundación.
Los aspirantes a recibir atención en el colegio serían seleccionados por un patronato formado por el cura párroco, el alcalde o un concejal delegado, y el propio mecenas. (7) Por supuesto, sus familias debían ser católicas y aceptar el ideario del centro.
La firma del contrato de donación se realizó el 10 de febrero de 1906 ante el notario D. Francisco Mansilla Mansilla. Intervinieron, de una parte, el donante Sr. Álvarez, y, en nombre de la congregación, Julio Grairl Reviere, maestro nacional natural de Bouillargues (Francia), responsable de la provincia de España. Éste se desplazó desde Barcelona con un poder otorgado por Louis-Adrien Durand, Superior General del Instituto de H.H. Maristas, que desde 1903 tenía la Casa Central en Grugliasco, a siete kilómetros de Turín (Italia).  (8)

Hermano Theophan (Louis Adrien Durand), superior de la Congregación entre 1885 y 1907.
En una de las disposiciones finales del acuerdo se estipulaba que, en caso de ser expulsada la Orden de España, o no poder llevar a cabo la misión encomendada por algún otro motivo, el local revertiría al donante o a sus legítimos herederos. Tal circunstancia se dio al terminar la guerra civil de 1936.
El colegio tuvo muy buena acogida entre la burguesía local que, a partir de ese momento, dispuso de un centro de confianza donde educar a sus hijos, conforme a los valores y orientación católica tradicional, sin tener que enviarlos fuera del pueblo.
Apenas habían transcurrido cinco años de la inauguración cuando la prestigiosa imagen del colegio se vio manchada por un extraordinario escándalo. A mediados de octubre de 1911 salieron a la luz los continuados abusos sexuales que venían sufriendo los alumnos más vulnerables por parte de dos profesores pederastas. (9) D. Ramón no llegó a sufrir el oprobio de ver su fundación desacreditada, pues había fallecido unos meses antes.  
Ante la confesión de los implicados, el alcalde, como presidente de la Junta Local de 1ª Enseñanza, procedió al cierre temporal del centro el día 22 de octubre. La clausura definitiva del colegio de Maristas de Manzanares, decidida por las autoridades educativas al considerarlo un centro de corrupción de menores, se comunicó al director el 12 de marzo de 1912. (10)

NOTAS
1.- Nació el 13 de julio de 1848. Era hija de Vicente Enríquez de Salamanca Jiménez de Contreras, natural de Ciudad Real, y de Antonia Sánchez-Blanco Jiménes-Frutoso. El padre, abogado y destacado terrateniente, había representado al distrito Daimiel-Manzanares como diputado en Cortes en 1851. El 15 junio 1868, la reina Isabel II le otorgó el título de Marqués de la Concepción, tras el matrimonio de su hija María del Rosario con Juan Antonio Quiroga Capopardo, hermano de la famosa “Monja de las llagas”.
2.- D. Inocente nació en Torralba de Calatrava (Ciudad Real) el 28 de diciembre de 1842. Procedente de una familia carlista ultraconservadora profesó como sacerdote en 1869. Se hizo cargo de la parroquia de Manzanares en noviembre de 1905, manteniéndose al frente de la misma hasta su muerte en octubre de 1914, si bien desde 1911 la mayor parte de las responsabilidades recayeron sobre el vicario Dimas López González-Calero.
3.-La Congregación de los Hermanos Maristas se instituyó el 2 de enero de 1817 por el sacerdote Marcelino Champagnat en La Valla-en-Gier, departamento de Loira (Francia). Sus actividades docentes se extendieron rápidamente por varios países europeos, llegando a España en 1887.
4.- Ramón Álvarez de la Barreda Lodares nació en Manzanares el 30 de agosto de 1843. Era hijo de Pedro Joaquín Álvarez de la Barreda Morales y Pascuala Lodares de los Cobos, natural de Corral de Almaguer (Toledo).
Además de abogado era gran propietario de tierras y estaba catalogado como el segundo mayor contribuyente de la localidad. Ramón Falleció sin descendencia el 31 de marzo de 1911. Su único hijo, llamado Pedro, había fallecido el 26 de diciembre de 1889, con solo 15 años, a causa de la meningitis.
5.- Boletin Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 13 de diciembre de 1905.
6.- Protocolo Notarial de D. Francisco Mansilla, anotación número 101 realizada el 10 de febrero de 1906. Archivo Histórico Provincial de Ciudad Real. Carpeta 400112.
7.- El alcalde en el momento de la fundación era Francisco Rossique Andulla, del partido Conservador.
8.- Luís Adrien Durand, conocido en religión como hermano Theophane, era natural de Saint Priest (Departamento de Ardèche-Francia) donde nació el 10 de septiembre de 1824. Falleció en Mataró (Barcelona) el 18 de abril de 1907.
9.- BERMÚDEZ GARCÍA-MORENO, Antonio. Pederastia en el Colegio de Maristas de Manzanares. Programa de Ferias y Fiestas de 2004.
10.- La movilización de los sectores clericales y organizaciones católicas locales consiguió la reapertura del colegio en marzo de 1913, un año después de su clausura “definitiva”.      

2 comentarios:

  1. Hola José Antonio Bermúdez. Gracias por la historia de este colegio, desde pequeña mi padre Ángel Nieto-Márquez Gallego (Fontanero de Manzanares),y con residencia en El Lavadero. Me ha informado de tu bloc, mi hermano Francisco Javier, compañero tuyo en el Instituto. Es bonito conocer nuestra historia y de dónde venimos. Seguiré con la lectura. Te recuerdo perfectamente y a tu mujer M. Sol. Soy M. Carmen, la hija pequeña, de los seis hermanos y resido en Málaga. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Carmen, es un placer ayudar a que paisanos y amigos conozcan mejor la historia de Manzanares. Alimentar las raices es mantener lozano el recuerdo y vivo el espíritu, aunque las circunstancias nos hayan alejado físiscamente del lugar donde dimos nuestros primeros pasos.

      Eliminar