ARTÍCULOS HISTÓRICOS

17 de septiembre de 2018

LAS CALLES DE MANZANARES A FINALES DEL SIGLO XX (III)


ZONA 3

En este sector también pueden distinguirse dos partes, la más cercana al núcleo amurallado original, comprendida entre la calle Reyes Católicos y la de Pérez Galdós, y otra comprendida entre Pérez Galdós y Ferrocarril urbanizada aproximadamente entre los años 1910 y 1930.

CALLE DEL OBISPO CARRASCOSA
Discurre paralela a Reyes Católicos. Comienza en Jesús del Perdón para desembocar en la calle Miguel de Cervantes. Debe su nombre al farmacéutico manzanareño D. Pedro José Carrascosa Carrión, hombre de talante liberal que posteriormente se hizo sacerdote, llegando a ser Obispo de Ávila y Senador del Reino gracias a la influencia política de Cánovas con quien le unía gran amistad. Tuvo su casa familiar en esta calle, a la que se dio el nombre a partir de su fallecimiento en1896.
Antes de la muerte del obispo, los dos tramos, empezando desde Jesús del Perdón; se llamaron calle Arellano y calle Rivas.
Anteriormente esta calle se dividía en dos tramos; el más cercano a Jesús del Perdón se llamaba Obispo Carrascosa, y el comprendido entre la calle Álvarez de Sotomayor y Miguel de Cervantes se denominó calle Sotomayor. Más tarde esta última quedó absorbida por la del Obispo, pasando el nombre de Sotomayor a la que lo ostenta en la actualidad.





CALLE MIGUEL DE CERVANTES
En honor de D. Miguel de Cervantes Saavedra, insigne escritor del siglo XVI, natural de Alcalá de Henares, autor entre otras obras del "Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha".
Comunica la calle Jesús del Perdón con el principio de la de Toledo (antigua plazuela de los Paradores).
Anteriormente esta calle tuvo varios nombres, siendo el más antiguo según el catastro de Ensenada de 1752, el de calle Fiscala. Después se dividió en dos tramos, la calle Carmona, desde Toledo a Sotomayor, y calle de la Florida  desde Álvarez de Sotomayor a Jesús del Perdón. Más adelante la calle de la Florida recuperó el nombre de Fiscala. Durante el período franquista la calle Fiscala fue llamada calle de Onésimo Redondo en memoria del abogado vallisoletano organizador de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas (J.O.N.S) de carácter filofascista y antidemocrático.
A raíz de la reforma del callejero abordada en 1957, Carmona y Onésimo Redondo quedaron unificadas bajo el nombre de Miguel de Cervantes.
Antes se dio el nombre de Cervantes a la actual calle Agustina de Aragón.


CALLE LOPE DE VEGA
Une la calle Jesús del Perdón con la de Toledo y debe su nombre a D. Lope Félix de Vega y Carpio, célebre poeta y dramaturgo madrileño que vivió entre 1562 y 1635, autor entre otras obras de "Fuenteovejuna" y "La dama boba".
Tiempo atrás cada uno de los tres tramos en que se divide recibía un nombre distinto. El más cercano a la calle de Toledo hasta Carrilejo era la calle de Lopez; el tramo intermedio era la calle Pedreros, al parecer por haber tenido casa en él un presbítero de tal apellido; el último, entre Clérigos Camarenas y Jesús del Perdón, era la calle Rodríguez.
La mayoría de las calles adoptaban en siglos pasados como nombre el apellido de algún vecino principal, bien porque fuera caballero, clérigo u ostentase algún título nobiliario.
Los tres tramos quedaron unificados como Lope de Vega tras la ordenación de 1957.




CALLE VIRGEN DE LA PAZ
Es la calle más importante y comercial de las que comunican Jesús del Perdón con la de Toledo, desembocando frente a la Plaza del Gran Teatro. Destaca en ella la presencia del Mercado Municipal inaugurado en 1953. El primer tramo de ella se llamó calle de Santa Quiteria por dar a ella un lateral de la ermita del mismo nombre (hoy ermita de la Virgen de la Paz). Más tarde pasó a llamarse calle de la Estación, posiblemente por haber estado allí ubicada la antigua estación de Postas cuando el transporte de viajeros se hacía en carruajes.
Durante la guerra civil de 1936 fue denominada calle de Tomás Meabe en honor a este poeta y escritor socialista, apóstol de la lucha pacífica contra la injusticia social, que vivió entre los años 1880 y 1912.
Al terminar la contienda tomó el nombre de calle de la Paz hasta la remodelación de 1957 en que pasó a ser Virgen de la Paz.
Entre 1900 y 1930 se dio el nombre de calle de la Paz al último tramo de la actual calle de Jesús del Perdón, desde la antigua Plaza de Santa Quiteria al Ferrocarril.
A nivel popular la calle Virgen de la Paz fue conocida impropiamente como calle del Hospital por dar a ella una fachada lateral del antiguo Hospital-Asilo convertido actualmente en Residencia de Ancianos.


CALLE DE PÉREZ GALDÓS
Nombre asignado en la sesión municipal de 17 de enero de 1924 en memoria de D. Benito Pérez Galdós, insigne novelista y dramaturgo que vivió entre los años 1840 y 1920, autor entre otras obras de "Los episodios nacionales". Al igual que la anterior enlaza la calle Jesús del Perdón con la de Toledo.
Hacia finales del siglo pasado esta calle formaba parte de la callejuela de los Serranos que bordeaba el límite norte del pueblo. Más tarde, el tramo comprendido entre Jesús del Perdón y Carrilejo se denominó calle de la Gloria y el resto hasta la de Toledo calle de Pérez Galdós, unificándose ambas bajo este último nombre a partir de la remodelación del callejero efectuada en 1957.
Durante la guerra civil de 1936 la calle de la Gloria pasó a llamarse calle del Proletariado.




CALLE GIBRALTAR
En recuerdo del Peñón y pueblo gaditano del mismo nombre que permanecen bajo la soberanía inglesa desde el 4 de agosto de 1704 cuando fue tomado en un golpe de mano por las fuerzas del almirante George Rooke.
Enlaza la calle Jesús del Perdón con la de Carrilejo. Antes de 1957 se llamaba calle de las Donas y enlazaba Clérigos Camarena con Cruces. Un tramo de ella, comprendido entre Clérigos Camarenas y Jesús del Perdón formó parte del itinerario urbano de la carretera nacional Madrid-Cádiz cuando ésta atravesaba la población.

CALLE CHURRUCA
Enlaza la calle Jesús del Perdón con la de los Clérigos Camarenas. Al urbanizarse, allá por el año 1930, se le llamó calle Nueva hasta que fue bautizada con el nombre actual en memoria del insigne marino guipuzcoano Cosme Damián Churruca y Elorza, brigadier de la armada real que vivió entre los años 1761 y 1805, pereciendo en la batalla de Trafalgar frente a los ingleses al mando del navío San Juan Nepomuceno.



CALLE DE LOS CLÉRIGOS CAMARENAS
Esta antigua calle, cuyo nombre debe a haber tenido casa en ella una familia de apellido Camarena con dos hijos curas, discurría en principio desde la calle Gibraltar (Donas)  hasta la de Lope de Vega. Desde la remodelación de 1957 se dio también este nombre al tramo de la Carretera de Andalucía comprendido entre la calle Gibraltar y el ferrocarril.
CALLE DEL CARRILEJO
Comunica la calle Miguel de Cervantes con el inicio de la del Trabajo. Antes de existir el trazado del ferrocarril constituía una vía alternativa de entrada en la población para los viajeros que procedían del norte por el Camino Real de Madrid. Después de la guerra civil de 1936 se denominó calle de la Victoria para celebrar el triunfo de las fuerzas de Franco sobre el gobierno republicano. Al llegar la democracia recuperó su nombre original.


CALLE DE ALFONSO MELLADO
Comunica actualmente la calle Virgen de la Paz con la del Trabajo, habiendo absorbido a las calles Hospital e Industria. La calle del Hospital discurría entre Virgen de la Paz y Pérez Galdós y era así llamada por dar a ella la fachada principal del Hospital Asilo de Manzanares.
La calle de la Industria, abierta hacia 1909, enlazaba la del Comercio con la del Trabajo, pero desde la remodelación de 1957 quedó integrada en Alfonso Mellado.
Debe su nombre al médico manzanareño D. Alfonso González-Mellado Buenasmañanas, hombre extraordinariamente humanitario y piadoso que sufragó las obras realizadas en la Ermita de Nuestro Padre Jesús del Perdón en 1883 e impulsó la reconstrucción del Hospital-Asilo en 1885, edificando a sus expensas la capilla de dicha institución dedicada a San Ildefonso. Tras su fallecimiento en Madrid el 9 de febrero de 1907 su cadáver fue trasladado a Manzanares para recibir sepultura en la capilla del Hospital-Asilo que él levantara. Por su parte, el Ayuntamiento quiso perpetuar su memoria poniendo su nombre a una calle de la localidad.
En ella se encuentra la Residencia de Ancianos y el colegio de la Milagrosa regentados por las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl.
En el recinto que ocupara el antiguo Campo de Fútbol municipal se halla el colegio nacional "Altagracia", inaugurado en 1969, agrupando en él las antiguas escuelas del Teatro y del Corral de Concejo.


CALLE DEL GENERAL AGUILERA
Enlaza la calle Virgen de la Paz con la del Trabajo y discurre paralela al Paseo de la Estación. Debe su nombre al insigne general D. Francisco Aguilera y Egea, natural de Ciudad Real, que vivió entre los años 1857 y 1931. Se distinguió en las campañas de Marruecos donde intervino activamente como general de Brigada. En 1917 fue nombrado Ministro de la Guerra y entre 1923 y 1926 desempeñó el cargo de presidente del Consejo de Guerra y Marina.
Al crearse esta calle en 1914 absorbió a la del Progreso que discurría entre la del Comercio y la del Trabajo, desde que se urbanizó esta zona en 1909.



CALLE DEL ESTUDIANTE
Calle estrecha que une la calle Virgen de la Paz con la de Lope de Vega. En el plano de principios del siglo XX aparece como calle  Mº Canijo.
Alrededor de 1917 se denominaba calle de la Candelaria.
Más tarde sería incluida en la calle General Aguilera.


CALLE DEL COMERCIO
Creada cuando se urbanizó esta zona hacia el año 1909. Comunica el Carrilejo con el Paseo de la Estación.



CALLE DE LA LUNA
Calle con codo en ángulo recto que comunica la de Pérez Galdós con la de Alfonso Mellado.
CALLE DEL TRABAJO
Calle estrecha creada también en el año 1909 que discurre paralela a los muelles de carga del ferrocarril y enlaza el final de la calle Carrilejo con el Paseo de la Estación.



PLAZA DE ESPAÑA
Plazuela que se encuentra al final del Paseo de la Estación donde está ubicada la estación de ferrocarril de Manzanares. Antes se la conoció como Explanada de la estación.





PASEO DE LA ESTACIÓN
En principio fue un simple camino que enlazaba la calle Toledo con la Plaza de España. Fue urbanizado hacia el año 1870 para comunicar la estación del ferrocarril con el núcleo urbano que entonces terminaba en la carretera de La Solana.
Durante la guerra civil de 1936 adoptó el nombre de Avenida de Largo Caballero, en honor de Francisco Caballero, político marxista, líder del Partido Socialista Obrero Español y de la UGT, quien vivió entre los años 1869-1946 y ostentó los cargos de Ministro de Trabajo y Presidente del Gobierno durante la Segunda República.
Durante la dictadura franquista cambió su denominación por Avenida de Calvo Sotelo en memoria del diputado monárquico y jurisconsulto D. José Calvo Sotelo que fue Ministro de Hacienda durante la dictadura de Primo de Rivera y murió asesinado en Madrid en julio de 1936.
Llegada la democracia recuperó su nombre original.
CALLE TOLEDO
Constituye una de las principales calles de la ciudad. En principio enlazaba la antigua Plaza de los Paradores (Confluencia de las calles Morago, Reyes Católicos y Miguel de Cervantes) con la carretera de La Solana. A partir de 1900 cuando se urbanizó el tramo de Cañada Real comprendido entre la carretera y el ferrocarril apareció la calle Nueva de Toledo.
Después de la guerra civil de 1936 ambos tramos se unificaron bajo el nombre de calle del General Moscardó, en recuerdo del coronel José Moscardó Ituarte, artífice de la mítica resistencia de un grupo de militares y guardias civiles en el Alcázar de Toledo. Llegada la democracia la calle retomó su nombre original denominándose toda ella calle Toledo.
Desde tiempos remotos, hasta finales del siglo pasado formó parte del itinerario urbano de la Cañada Real Soriana.



CALLE MURILLO
Enlaza el Paseo de la Estación con la calle Toledo y debe su nombre al célebre pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo que vivió entre los años 1617 y 1682, autor entre otras obras de "La Virgen con el Niño" y "La adoración de los pastores".
Anteriormente se llamó calle Colón hasta que se asignó este nombre a la Fachada del Río.




 CALLE DEL GENERAL ESPARTERO
Al igual que la anterior enlaza el Paseo de la Estación con la calle Toledo. Debe su nombre al general isabelino Baldomero Fernández-Álvarez Espartero, natural de Granátula de Calatrava (Ciudad Real), que vivió entre los años 1793 y 1879. Consiguió señaladas victorias sobre los ejércitos carlistas, llegando a ostentar la Regencia del Reino y la Presidencia del Gobierno en 1851.
Anteriormente esta calle se llamó Travesía de Vereda.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario