ARTÍCULOS HISTÓRICOS

6 de mayo de 2012

PRODUCTORES MANZANAREÑOS EN LAS EXPOSICIONES UNIVERSALES DE PARÍS

A lo largo del siglo XIX un selecto grupo de ciudades, pertenecientes a los principales países desarrollados, compitieron en la organización de grandiosas exposiciones de carácter internacional. Las potencias utilizaron estos eventos para dar a conocer sus adelantos técnicos, científicos o artísticos y, por supuesto, como  herramienta de propaganda política con la que mostrar al mundo su riqueza y poderío. Aquellos magnos acontecimientos tuvieron en París uno de sus principales escenarios, con cuatro Exposiciones Universales celebradas entre 1855 y 1889.
Como nación vecina, España fue invitada a participar en todas ellas, aunque en aquel tiempo se nos veía desde Europa como un país exótico, de gentes rústicas, sucias e ignorantes, con la economía nacional sustentada en una agricultura y ganadería tradicionales, de escasa productividad, donde la industria, las artes y las ciencias apenas estaban desarrolladas.

EXPOSICIÓN DE 1867
La Exposición Universal de 1867 fue organizada por Napoleón III para demostrar la grandeza del Segundo Imperio. Montada en el Campo de Marte se inauguró el 1 de abril y permaneció abierta hasta el 31 de octubre.
Tanto en las exposición de 1855 como en la de 1867  la participación de nuestro país respondió más a una obligación institucional que a un interés real por diseñar un verdadero proyecto expositivo. Sumidos en una continua inestabilidad política y una secular ruina económica, los gobiernos de turno se limitaron a mostrar algunas piezas de nuestro patrimonio artístico y a exponer materias primas, como madera y corcho, algunos textiles y los productos agrícolas más característicos.
En 1867, Manzanares, como la mayoría de los pueblos de España, vivía casi exclusivamente del campo y estaba sufriendo la profunda crisis que la llegada del ferrocarril había ocasionado al importante sector del transporte que se había venido ocupando de conducir, mediante carros y galeras,  los productos andaluces a Castilla o Levante y viceversa. A pesar del mal momento por el que atravesaba la villa hubo tres cosecheros locales que, sin contar apenas con ayudas institucionales, decidieron acudir a Paris para mostrar sus artículos. Aunque España tuvo un papel más bien mediocre, todos los expositores manzanareños recibieron alguna medalla o mención, siendo el mayor galardón la de plata obtenida por los vinos de D. José Mulleras. (1)

EXPOSITORES EN 1867
Nombre
Grupo/Clase
Producto
Premio
Rafael Abad
5-43
Azafrán
Materias tintóreas
Medalla de bronce
Mención de honor
José Mulleras López
7-73
Vinos
Medalla de plata
José Samper
5-43
Azafrán
Medalla de bronce

EXPOSICIÓN DE 1878

La Exposición Universal de París de 1878 se inauguró el 1 de mayo y finalizó el 10 de noviembre del citado año. Con aquel evento, Carlos Luís Napoleón, casado con la española Eugenia de Montijo, pretendía levantar la moral del pueblo francés y recobrar el orgullo maltrecho tras la vergonzosa derrota en la guerra Franco-Prusiana de 1871.

Como muestra de los avances técnicos el enorme recinto apareció iluminado con las nuevas lámparas inventadas por Thomas Alba Edison, alimentadas con energía eléctrica, y se mostraron inventos tan importantes como el teléfono de Alexander Grahan Bell.
Tras la restauración de la monarquía borbónica en 1875, España había logrado cierta estabilidad política que se había traducido en una notable mejora de la economía. A través de las Diputaciones provinciales, el gobierno buscó por todos los pueblos empresas o productores destacados dispuestos a concurrir con sus productos a la feria parisina. Superando ingentes dificultades se levantó un pabellón de estilo mudéjar, diseñado por el arquitecto Agustín Ortiz de Villajos, donde se expusieron principalmente obras de nuestro patrimonio histórico-artístico y productos agrícolas, con una presencia anecdótica de maquinaria e industrias. En esta edición hubo 6.672 expositores españoles, de los cuales sólo cuatro procedían de Manzanares. Dos de ellos presentaron muestras de cereales y otros dos mostraron sus mejores vinos. A pesar de ello sólo obtuvieron premios menores. (2)

EXPOSITORES EN 1878
Nombre
Grupo/Clase
Producto
Premio
Agatino Chacón-Salinas Castelli
Marqués de Salinas
7-69
Trigo candeal, centeno y avena
Mención de honor
Antonio Díaz-Pinés
7-75
Vinos tinto y blanco
Mención de honor
Antonio González-Elipe González-Elipe
7-69
Cebada tremesina
Medalla de bronce
José García-Noblejas Díaz-Pinés
7-75
Vino tinto y blanco
Medalla de bronce

EXPOSICIÓN DE 1889
La Exposición Universal de París tuvo lugar del 6 de mayo al 31 de octubre de 1889. Para Francia era un año muy especial, ya que se cumplían 100 años de la toma de la Bastilla, y de la proclamación de los principios de libertad, igualdad y fraternidad, que sirvieron de inspiración para la independencia de muchas naciones. Por otra parte, la Tercera República Francesa necesitaba recuperar el orgullo nacional, tras la caída del Segundo Imperio. Era pues imprescindible lograr una imagen que pusiera de nuevo a Francia a la cabeza de las grandes potencias europeas.
El emblema principal de esta Exposición fue la torre de hierro pudelado, de 330  metros de altura, que diseñó el ingeniero  Gustave Eiffel como arco de entrada al recinto ferial.
En esta ocasión participaron 61.722 expositores pertenecientes a 35 países, entre ellos España.

Vista aérea de la exposición universal de 1889.

Manzanares se encontraba por aquellos años en plena euforia económica.  La superficie dedicada a viñedos crecía en forma exponencial y lo mismo ocurría con las industrias vinícolas y alcoholeras. Hacía sólo ocho años que la “fidelísima y muy leal villa” había sido elevada oficialmente a la categoría de ciudad por Real Decreto del Ministerio de la Gobernación, en atención a la importancia que había logrado alcanzar por el aumento de  población y desarrollo de su riqueza. (3)
Los comerciantes e industriales de la localidad tuvieron clara la necesidad de estar presentes en aquel destacado acontecimiento, a fin de exponer ante los millones de visitantes que pasarían por la feria los productos manchegos criados o fabricados en nuestro pueblo. Se pretendía  aprovechar cualquier oportunidad de hacer negocios y abrir nuevos cauces a la exportación de la ingente cantidad de vino que se elaboraba en el pueblo.
Al objeto de organizar esta participación, el día 30 de enero de 1889 se reunieron en el salón de sesiones de la Casa Consistorial los principales cosecheros de vinos, fabricantes de aguardiente, viticultores y comerciantes de la localidad para debatir sobre la participación de Manzanares en la anunciada Exposición Universal de París. En ella se eligió a una comisión encargada de seleccionar los expositores locales y gestionar su inscripción, cuidando muy especialmente el embalaje y la presentación de los productos  a exponer. (4)

COMISIÓN ORGANIZADORA DE LA PARTICIPACIÓN LOCAL
Presidente:                  Ramón Álvarez Lodares (5)
Vicepresidente:           José García-Noblejas Díaz-Pinés
Secretario:                   Juan Ángel Martín Quevedo
Vocales:                      Pedro Arias Moreno. Senador
                                    José López de Pablos Camuñas. Industrial
                                    Diego Martín de Bernardo Quevedo. Industrial
                                    Pedro López Mateos
                                    Mariano Carmona
                                    Manuel Naranjo Herrera
                                    Antonio González-Elipe González-Elipe. Industrial

Inmediatamente un buen número de los asistentes, todos ellos empresarios con gran visión comercial, manifestaron su deseo de presentar sus fabricados en París.
El periódico El Relámpago del 10 de febrero de 1889 informaba que la comisión seguía trabajando para que la provincia y Manzanares quedaran en el lugar que les correspondía. Se establecieron contactos con la Sociedad Vitícola y Enológica Española, por conducto de José García-Noblejas, y con la Diputación Provincial, a través de D. Pedro Arias, consiguiendo un libramiento especial de 6.000 pesetas que, junto con los fondos del Ministerio de Fomento, sirvieron para sufragar los gastos de los expositores. (6)
En esta ocasión, y con una sola excepción, todos los artículos enviados a París fueron vinos, blancos o tintos, y otros derivados vínicos como mistelas, alcoholes o coñac.
De los treinta y siete expositores de los que tenemos referencia, solamente cuatro regresaron sin obtener ningún premio. En general abundaron las menciones honoríficas y se consiguieron nueve medallas de bronce, dieciocho de plata y dos de oro, correspondientes a los vinos y mistelas de Antonio González-Elipe y Pablo Quevedo. (7)
  
EXPOSITORES MANZANAREÑOS EN 1889

Nombre
Grupo/Clase
Producto
Premio
Juan Caballero
7-73
Vino
No obtuvo premio
Mariano Carmona
7-73
Vino
Medalla de plata
Alfonso Carrión-Vega
7-73
Vino
Medalla de bronce
Antonio Glez-Elipe Vázquez
7-73
Vino
Medalla de plata
Antonio Glez-Elipe Glez-Elipe
7-73
Vino y mistela
Medalla de oro
Antonio Glez-Elipe Glez-Elipe
7-69
Cebada tremesina
Mención de honor
Manuel Elipe
7-73
Vino
Medalla de plata
Antonio Fdez-Pacheco Fdez-Pacheco
7-73
Vino
Medalla de bronce
Antonio García-Noblejas Díaz-Pinés
7-73
Vino
Medalla de plata
José García-Noblejas Díaz-Pinés (8)
7-75
Vino blanco y tinto
Medalla de bronce
Juan José Gijón
7-73
Vino
Medalla de plata
Hermanos González-Elipe
7-73
Vino
No obtuvo premio
José González-Elipe
7-73
Vinos
Medalla de plata
Medalla de bronce
Mención de honor
Luciano Infante
7-73
Vino
Medalla de plata
Ricardo Ladrón de Guevara
7-73
Vino
Medalla de plata
José López de Pablos Camuñas
7-73
Vino
Mención de honor
Pedro López Fernández-Pan
7-73
Vino
Mención de honor
Bartolomé López Peláez
7-73
Vino
Medalla de bronce
Santos Morales
7-73
Vino
Mención de honor
Pedro Muñoz de la Espada
7-73
Vino
Mención de honor
Francisco Muñoz
7-73
Vino
Medalla de plata
Pedro Muñoz
7-73
Vino
Medalla de plata
Rafael Muñoz
7-73
Vino
Medalla de plata
Pablo Naranjo
7-73
Vino
Mención de honor
Cristóbal J. Pacheco
7-73
Vino
Medalla de plata
Diego Martín de Bernardo Quevedo
7-73
Coñac y alcohol
Medalla de plata
Pablo Quevedo
7-73
Vino
Medalla de oro
Antonio Ramino (¿)
7-73
Coñac y alcohol
Medalla de plata
Pedro González-Román
7-73
Vino
Medalla de plata
Gabriel Roncero Romero-Manrique
7-73
Vino
Medalla de bronce
Alfonso Rubio-Manzanares Herreros
7-73
Vino
Medalla de bronce
Viuda de Francisco Rubio
7-73
Vino
No obtuvo premio
Matías Ruiz-Escribano
7-73
Vino
Medalla de plata
Medalla de bronce
Manuel Sánchez Aranda
7-73
Vino
Medalla de bronce
Joaquín Sánchez-Cantalejo
7-73
Vino
Medalla de plata
José Tarancón Martínez
7-73
Vino
No obtuvo premio
José Vázquez Muñoz
7-73
Vino
Medalla de plata

Gracias a los contactos y relaciones comerciales iniciadas en la Exposición Universal de 1889 se logró impulsar de forma definitiva la exportación de nuestros vinos blancos a Francia, iniciada tímidamente a partir de 1868 cuando la filoxera arruinó los viñedos galos. El incremento del volumen de negocios generó una enorme riqueza para los cosecheros y grandes bodegas de la localidad, logrando hacer de Manzanares un verdadero emporio vitivinícola cuya pujanza duró hasta mediados del siglo XX.

NOTAS
1.- SÁNCHEZ GÓMEZ, Luís Ángel. Glorias efímeras. España en la Exposición Universal de París de 1878.
2.- LASHERAS PEÑA, Ana Belén. España en Paris. La imagen nacional en las exposiciones universales. 1855-1900. Santander 2009. Departamento de Historia Moderna y Contemporánea. Universidad de Cantabria.
3.- Real Decreto del Ministerio de la Gobernación del 18 de enero de 1881, firmado por D. Francisco Romero Robledo. Gaceta de Madrid del 9 de febrero de 1881.
4.- Periódico “El Relámpago” nº 13 correspondiente al día 3 de febrero de 1889. Página 2. Manzanares.
5.- D. Ramón Álvarez Lodares, uno de los mayores propietarios agrícolas de la localidad, actuaba como alcalde interino, sustituyendo a D. Eusebio García Sánchez-Cantalejo, alcalde titular,  de baja en esos momentos  por enfermedad.
6.- Periódico El Relámpago nº 14 correspondiente al día 10 de febrero de 1889. Página 3. Manzanares.
7.- LASHERAS PEÑA, Ana Belén. España en Paris. La imagen nacional en las exposiciones universales. 1855-1900. Santander 2009. Departamento de Historia Moderna y Contemporánea. Universidad de Cantabria.
8.- D. José García-Noblejas Díaz-Pinés fue Delegado del Jurado de admisión de vinos españoles para la Exposición Universal, elegido por el Congreso de Vinicultores y el Consejo de la Sociedad Española Vitícola y Enológica.















No hay comentarios:

Publicar un comentario