ARTÍCULOS HISTÓRICOS

16 de abril de 2012

EL DOCUMENTO DE LA MERCED Y SUS AUTORES

Publicado en el número 342, correspondiente a diciembre de 2009

La investigación sobre la Historia de Manzanares ha conocido durante el siglo XX un auge extraordinario. La publicación de una decena de libros y numerosos artículos especializados, perfectamente documentados, más la realización de dos Semanas de Historia, (1) han permitido ir avanzando en el conocimiento de muchos aspectos de nuestro pasado colectivo que permanecían ocultos tras el tupido velo del olvido.  Gracias al esfuerzo de profesionales e investigadores ha sido posible rescatar ese pasado, antes desconocido, para ofrecerlo a las generaciones actuales y venideras.
En el siglo XIX las aportaciones fueron mucho más pobres. Entre ellas cabe destacar la parte dedicada a Manzanares del Diccionario Histórico, Geográfico, Biográfico y Bibliográfico de la provincia de Ciudad Real, del sacerdote D. Inocente Hervás y Buendía, publicada su primera edición en 1890 y la segunda en 1899. En las once páginas que dedica a nuestro pueblo recoge diversos aspectos de la Historia local, avalando sus afirmaciones con veintidós citas documentales. También aparecen algunos errores de bulto como son la afirmación de que el general Jean Gaspard René murió en el asalto al hospital francés durante la guerra de Independencia y que la Casa de la Tercia fue edificada en 1525.
Otras breves referencias históricas, sin soporte documental alguno, y por tanto de credibilidad limitada, aparecen en el Calendario Vinícola y Filoxérico para el año 1883, de José López Camuñas, y en la Novena al Divino y Respetable Jesús que con el título del Perdón se venera en la fidelísima villa de Manzanares de la Mancha, Campo de Calatrava, compuesta por D. Diego de Peñalosa Cantalejo en 1855. Pero, sin duda, la obra más importante de todas es la titulada Memorias para la Historia de la villa de Manzanares, provincia de La Mancha, hasta el año de 1814. Se trata de un cuadernillo manuscrito que se encuentra en el archivo de la parroquia de Santa María del Prado, antiguo convento de Mercedarios, de Ciudad Real. (2) Por ello se le conoce vulgarmente como Manuscrito de la Merced. Por razones que nadie ha sabido explicar, cuatro de sus páginas, de la 17 a la 20, han sido arrancadas por mano alevosa, de modo que ha quedado reducido a diecisiete folios. Las hojas perdidas correspondían justamente a hechos sucedidos en los siglos XV al XVIII, periodo del que tenemos un conocimiento muy escaso.
La razón de encontrarse dicho documento en el citado archivo parroquial obedece al intento de un erudito de la capital, cuyo nombre ignoramos (tal vez el párroco) de confeccionar una Historia de la Provincia de la Mancha que finalmente no se llegó a publicar, tal vez por no encontrar en los pueblos la colaboración necesaria. Para llevar adelante la idea solicitó a los pueblos y villas le remitieran amplios informes sobre su Historia local. En Manzanares se dirigió al alcalde mayor, cargo que ocupaba en ese momento don Joseph Portes Puig. Éste encargó la realización del trabajo a una comisión de cinco personas destacadas por su cultura y conocimientos. En el archivo municipal existe un documento semidestruido, que reproducimos a continuación, en el que el desconocido investigador agradece al alcalde mayor de la villa el haberle enviado las citadas Memorias.


TRANSCRIPCIÓN: Muy Sr. Mío: con singularísimo aprecio he recibido las Memorias que se digna V. S. con fecha 5 del presente remitirme, y ha formado con extensa erudición y acertado criterio la comisión de literatos nombrada por V. S. y el muy ilustre Ayuntamiento de esa fidelísima villa para la formación del ensayo histórico suyo y de toda la provincia. Por tan insigne celo patriótico y acertada elección doy a V. S. las más expresivas gracias, suplicándole se digne hacerlas presentes también al muy ilustre Ayuntamiento con la solemne protesta de que en nada será…..

La destrucción del papel impide leer la otra cara del documento donde debían encontrarse fecha y firma del peticionario.

EL DOCUMENTO
El contenido de las Memorias históricas puede dividirse en cuatro bloques:

Primera parte (1,5 páginas).
El documento comienza situando geográficamente la villa de Manzanares, destacando la bondad de su clima, la feracidad de sus tierras y los cultivos más abundantes que se crían en ellas. La información que aporta sobre este particular es muy escasa; no indica ni la superficie dedicada a cada uno de los cultivos, ni el volumen de las producciones, ni cualquier otra información de valor estadístico.

Portada del manuscrito
Segunda parte (15,5 páginas)
En ellas los autores realizan un pormenorizado análisis de la zona durante la época romana; elucubran sobre la posible situación de Murus en los restos de Moratalaz y afirman, basándose en datos documentales y arqueológicos solventes, la correspondencia de la actual Alhambra con la antigua Laminium. Sigue hablando de los carpetanos, oretanos y árabes para enlazar con la fundación de la Orden de Calatrava con la misión de defender la antigua ciudad y fortaleza de Calaat Rabah. Para ser una Historia de Manzanares dedican demasiadas páginas a tratar sobre un periodo en el que la villa todavía no existía. Resulta interesante a nivel general, pero de escasa relevancia para la Historia local.

Tercera parte (3 páginas)
En ella aborda la fundación del castillo de  Manzanares, dando por buenas las indicaciones del documento que recoge el árbol genealógico de los Sánchez-Manzanares, en el que cita como fundador al comendador Martín Martínez, en 1198, y como defensores los doce caballeros Sagasti (Manzanares). Esta afirmación ha sido rebatida por todos los historiadores posteriores dada la imposibilidad de que existiera tal castillo antes de la batalla de Las Navas. Otros datos vertidos en el mismo documento de 1636 sí son verdaderos y están contrastados; tales son la cerca de la villa, que sitúa en 1352, o el traslado de la parroquia al nuevo templo en 1520. En cuanto a la donación de la encomienda a la señora doña Sancha Alonso, acordado por la Orden en 1307, no se ha podido comprobar hasta el momento con otras fuentes, pero no debemos descartar su posible veracidad. También parece cierta la existencia de la estirpe de los Sánchez Manzanares. El primer párroco del nuevo templo de la villa, ubicado en la plaza, fue precisamente frey D. Martín Sánchez-Manzanares, del hábito de Calatrava.

Cuarta parte (12,5 páginas)
Dedicadas exclusivamente a la guerra de Independencia, recién acabada cuando se redactó el documento. Su lectura resulta interesantísima y tiene un extraordinario valor historiográfico. La cercanía en el tiempo permite a los autores, todos ellos testigos presenciales, citar hechos y fechas con absoluta precisión. Por otra parte, al proceder de una redacción colectiva, evitan los errores subjetivos, lo cual le confiere una gran credibilidad.

LOS AUTORES
1.- PEDRO DÍAZ-RONCERO GARCÍA DE TOMÁS
Pedro Sebastián, hijo de Francisco Calixto Díaz-Roncero, preceptor de Gramática, y Florentina García de Tomás (natural de La Solana), Nació en Manzanares el día 21 de noviembre de 1776. Sacerdote. Abogado de los Reales Consejos. Era una persona de gran cultura literaria y numismática. Trabajó como secretario del cardenal D. Luís María de Borbón y Villabriga, regente de España mientras Fernando VII estuvo retenido por Napoleón. Fue el autor de varias lápidas en latín, entre ellas la que se colocó sobre la puerta de la ermita de San Antón. Durante la guerra ejerció como alcalde mayor interino de la villa de Manzanares y en 1813 formó parte del Ayuntamiento liberal. Falleció el 19 de mayo de 1836 a los 59 años de edad y nombró por heredera a Ana de la Torre,  su sobrina, hija de Cristino y de María Francisca Peñalosa.
Libro de Bautismos nº 26, folio 73v. Bautizado el 23 de noviembre de 1776. APNSA.
Libro de Defunciones nº 15, folio 10. Inscrito el 19 de mayo de 1836. APNSA.

2.- GABRIEL FERNÁNDEZ-VÁZQUEZ  CENTENOS
Gabriel Francisco, hijo de Antonio Fernández-Vázquez y Marcelina Centenos. Nació en Manzanares el día 18 de marzo de 1777. Presbítero natural de Manzanares. Secretario del Cabildo. Murió el 12 de junio de 1836 con 58 años. Dejó como heredera a su sobrina Teresa Fernández-Vázquez, hija de su difunto hermano Alfonso.
Libro de Bautismos nº26, folio 93v. Bautizado el 20 de marzo de 1777. APNSA.
Libro de Defunciones nº 15, folio 11 v. Inscrito el 12 de junio de 1836. APNSA.

3.- MANUEL RUIZ-CONSTANTINO DE COCA
Manuel Eugenio, hijo de Juan Ruiz-Constantino Camacho y de Ana María de Coca (natural de Villanueva de los Infantes). Sacerdote. Nació en Manzanares el día 15 de noviembre de 1754. Murió el 12 de enero de 1824 a los 69 años. Dejó sus bienes a la colecturía eclesiástica.
Libro de Bautismos nº 21, folio 130v y 140. Bautizado el 25 de noviembre de 1754. APNSA.
Libro de Defunciones nº 12. Folio 284 v y 285. Inscrito el 12 de enero de 1824. APNSA.

4.- FRANCISCO CALIXTO RONCERO JIMÉNEZ
Hijo de Pedro Díaz-Roncero y Quiteria Jiménez. Nació el día 14 de octubre de 1749. Fue preceptor o maestro de Gramática. Tenía 64 o 65 años cuando colaboró en las Memorias. No murió en Manzanares.
Libro de Bautismos nº 20, Folio 303. Bautizado el 19 de octubre 1749. APNSA.

5.- JULIÁN DE SANDOVAL CARRIÓN
Julián Antonio, hijo de Agustín de Sandoval, regidor perpetuo de la villa, teniente de Caballería natural de Huete, y de Dª Agustina Carrión  Villarreal, natural de Villarrobledo. Nació en Manzanares en los primeros días del mes de enero de 1767. Era un rico hacendado que residió en la calle Don Pedro. Murió soltero a los 75 años de edad y declaró por heredero universal a su hermano D. Agustín de Sandoval Carrión, brigadier de los ejércitos nacionales. En 1810 formó parte de la Junta Municipal de Manzanares junto con D. Pedro Álvarez de Sotomayor. En 1823 fue uno de los fundadores de la Sociedad Patriótica local.
Libro de Bautismos nº 23, folio 246. Bautizado el 8 de enero de 1767. APNSA.
Libro de Defunciones nº 15, folio 249. Inscripción del 19 de enero de 1843. APNSA.

NOTAS
1.- Las conferencias de la Segunda Semana de Historia, organizada por la Universidad Popular, están todavía sin publicar.
2.- El escritor e historiador cordobés D. Rafael Ramírez de Arellano y Díaz de Morales, secretario que fue del Gobierno Civil de Ciudad Real, indicaba en su libro titulado Alderredor de la Virgen del Prado que la caligrafía de las Memorias de la villa de Manzanares es de don Julián de Sandoval.













No hay comentarios:

Publicar un comentario